lunes, 10 de mayo de 2010

Luis Antonio " la Araña" Amuchastegui

Este endiablado puntero derecho , petiso , enrulado y un demonio para los defensores rivales , vistió la camiseta de la banda en 47 oportunidades , marcando 19 goles entre el 85-86 . Fue titular indiscutido en el gran equipo del 85-86 y era el As en la manga del área acompañando a Morresi y al Enzo .
En la Copa del 86 sólo pudo jugar 1 sólo partido dejando la titularidad a otro grande como lo es : Antonio Alzamendi que llegó como refuerzo de la copa en la primera fase . No podemos discutir su particular forma de definir y su olfato de gol dentro del área como así tampoco su velocidad para el desborde y los centros . Le gustaba mucho pegarle al arco de dónde sea y por eso muchos lo consideraban un poco " Morfón " .
Su orígen estuvo en ese gran equipo de los 80 : El Racing de CBA con el que fue subcampeón . Pero la verdadera gloria la sintió con la camiseta de la banda .




Una anécdota que mostraba su perfil más humano .
Publicada en el Clarín el 3-08-2005

7:01 UN CASO APARTE
La Araña Amuchástegui renunció a los billetes porque extrañaba
Las cifras exorbitantes y la alta competencia son tentadores, pero no reemplazan todo en la vida de un hombre. En otra época, cuando el fútbol era todavía más deporte que negocio, habían muchos que no cambiaban la vida con la familia en el barrio por nada del mundo. Un caso emblemático fue el de Luis Amuchástegui. El talentoso delantero de Racing de Córdoba era, rondando los primeros años de la década del 80, una de las más promisorias figuras del fútbol argentino. En 1982, perdió la pulseada en los últimos días con Santiago Santamaría para formar parte del plantel que viajó al Mundial de España. Pero todavía le quedaba mucho por delante. En 1983, sus grandes actuaciones en el club cordobés llamaron la atención de todos. Por un lado, Carlos Bilardo lo convocó a su nueva Selección, y por el otro, el Valencia de España se obsesionó con conseguir sus habilidades. El club “Che” desembolsó 300 mil dólares (una fortuna espectacular en esos tiempos) para el club y una cifra similar para el jugador para quedarse con el delantero, y en Córdoba no lo pensaron dos veces. Pero en la cabeza de Amuchástegui había dudas. Dejar la vida con su familia era una idea insoportable, por más dinero que hubiera arriba de la mesa. De hecho, cuentan que, ya en el avión, el delantero no abrió la boca en todo el viaje. Una vez en Valencia, los dirigentes españoles y cordobeses intentaron convencerlo de todas formas. Además de un contrato de cinco años y un departamento, el tesorero valenciano le ofreció en mano las llaves de un BMW cero kilómetro. Y el dirigente cordobés que había viajado con él le puso sobre la cama del hotel dos fajos de diez mil dólares cada uno para que aceptara quedarse. Pero no había nada que hacer, Amuchástegui ya había decidido dar media vuelta y volver. Al regresar al país, Amuchástegui decidió incluso dejar de jugar al fútbol. En su lugar, los valencianos se quedaron con otra figura del club cordobés, Juan José Urruti. El delantero estuvo varios meses sin jugar al fútbol, hasta que Héctor Veira con Fernando Miele (aún no era presidente) lo fueron a buscar a su casa en Córdoba para que se sumara a San Lorenzo. Entonces, volvió con todo su talento. Después de destacarse en el club de Boedo se fue a River, y de ahí, aceptó una oferta del fútbol mexicano, donde sí pudo adaptarse. Hoy, más de veinte años después, pareciera no haber jugadores que no sueñen con una aventura europea. Con los millones, las copas internacionales y la fama. Pero en aquellos años, había quienes preferían su barrio a las ciudades más grandes del mundo.

1 comentario:

  1. Hola Marce.

    Gran jugador la araña. Habil, véloz, goleador. Todavía recuerdouna produción de El Gráfico en la que aparecía junto a Pepe Castro, Graciani y Comas, pidiendole a Bilardo que ponga wines.

    Es un caso particular lo que pasó con su transferencia. Imaginalo hoy. Los pibes con tal que cobrar euros se van a europa nadando.
    Saludos

    ResponderEliminar