miércoles, 8 de octubre de 2014

Jose Luis Zuttión

Nota extraída del Diario Olé

Su primer amigo 


El rosarino estaba en River cuando Francescoli llegó a Buenos Aires, en abril del 83. Pasaron juntos los primeros tiempos del uruguayo en la Argentina, y no se separaron más. El Enzo lo define, simplemente, como su "primer amigo". 


http://old.ole.com.ar/img/1x1.gif
JUAN BERRETTA 

http://old.ole.com.ar/img/1x1.gif



"Siento un gran orgullo por haber sido el primer amigo que tuvo el Flaco en Argentina. No me gusta decirlo, pero así lo siento. Y el mayor orgullo me viene cuando lo menciona él. Hace un tiempo, en una nota que le hicieron por televisión, lo dijo. Y la gente que lo vio me contó: Sabés que comentó que el mejor amigo y el primero que tuvo acá es el Gringo Zuttión. Mirá, qué querés que te diga, un tipo que tenga esa grandeza... Porque, viste, yo no soy nadie... Tranquilamente me puede obviar y nadie se entera. Pero él es así, es más grande afuera de la cancha de lo que fue adentro. Y eso que fue un monstruo".

¿Quién habla? José Luis Zuttión, el Gringo. ¿De quién habla? De Enzo Francescoli, del Flaco.

Para la memoriosos, Zuttión es un ex jugador surgido de la cantera de Newells, que pasó por Argentinos, Unión, River, Huracán, Banfield y terminó su carrera en alguna cancha de Ecuador. Varios riverplatenses lo recordarán por su capacidad para jugar en cualquier puesto del mediocampo y porque más de una vez tuvo la diez con la banda roja en la espalda. En cambio, Francescoli no lo va a olvidar por motivos que nada tienen que ver con la pelota. Zuttión fue el primero que le tendió una mano cuando el uruguayo llegó a Buenos Aires, en abril del 83.

"Hacía poco que había llegado a River y estaba viviendo en la concentración, en el Monumental. Y un día vino un dirigente y me dijo: Mirá, llega Enzo, ¿lo podés ir a buscar? Porque va a venir a dormir con vos acá. Yo justo esa noche tenía un cumpleaños de un amigo. Entonces lo fui a buscar a aeroparque, volvimos al Monumental, dejamos las valijas y me lo llevé a la fiesta. Te imaginás que si es callado ahora que me conoce hace casi 20 años, esa noche no abrió la boca". El Gringo fue compañero de Francescoli solamente en el 83. El año más duro para el Príncipe en Núñez, tiempos en los que River era noticia por los problemas económicos y por los malos resultados. "No me acuerdo de ningún partido, sólo de los quilombos que tuvimos. Fue lo peor que pasó en el club, vos salías a entrenar y había varios grupitos. Después me di cuenta de que Enzo no anduvo bien por eso en el torneo".

Mientras el uruguayo no lograba "destaparse" en la cancha, compartía todo su tiempo libre con el rosarino, quien los domingos alternaba entre el banco y la cancha. "Después de dormir unos días en la concentración nos mudamos a un departamento en Roosevelt y Cabildo, en Belgrano, y ahí vivimos más de un año. En esa época fui un poco su chofer. Enzo iba a todos los canales, a todas las revistas. ¿Y con quién iba a ir? Si todavía no tenía auto".

La conflictiva relación con los dirigentes de River desencadenó en la ida de Zuttión a Huracán. Al mismo tiempo Enzo empezaba a brillar. Después de vivir juntos unos meses más, el uruguayo se mudó a un departamento sobre Luis María Campos, también en Belgrano. Francescoli se puso de novio con Mariela, su actual mujer. Pero eso no cambió la relación, es más, el Gringo se convirtió en el confidente de la pareja. "Tenían las peleas normales y yo me enteraba de las dos campanas porque me hice tan amigo de Mariela como de él. Y más de una vez fui el mediador".

A pesar de que Francescoli estuvo ocho años jugando en Europa, la relación con Zuttión nunca cambió. Además de hablar seguido por teléfono, el Gringo pasó casi un mes en París en la casa del Príncipe. Y tras la vuelta a River otra vez se empezaron a ver seguido.

José Luis tiene ganas de hablar pero la memoria no lo ayuda con las anécdotas viejas. Así que decide contar algo que pasó hace poco. "La otra noche hablamos por teléfono y antes de cortar le dije: Vos sabés que te quiero mucho, Y él me contestó: Yo también. Me doy cuenta de que las cosas cambiaron, que él ahora es Francescoli. Pero para mí sigue siendo el Flaco. Y sé que para él yo sigo siendo el Gringo. Y es un honor".


Aquí el Príncipe saliendo al Monumental el día de su debut en ese estadio .
El Tolo Gallego y Bulleri lo siguen , el que sigue abajo no lo reconozco

 

1 comentario:

  1. Zuttion hasta donde yo se no es rosarino sino del norte de la provincia de SAnta FE, de un lugar llamado El Sombrerito, distante unos 60 kms aproximadamente, de la ciudad de Reconquista.

    ResponderEliminar